¿Por qué me ofendo fácilmente? El poder de tu mente

Actualizado: 13 ene 2021

VENUR

 

En una época de mi vida tuve el gran problema de permitirle a otros afectar mi tranquilidad. Recibía comentarios que, sin intención de quien lo decía, me lastimaban. Con el tiempo comprendí que lo que percibimos como una ofensa o insulto,no necesariamente lo es. En el artículo de hoy VENUR quiere darte a conocer la razón por la cual somos susceptibles a algunos comentarios. La respuesta está en el poder de tu mente y tu autocontrol . Continúa leyendo para comprender y aprender a ignorar estos comentarios.

Practícalo y responde siempre como una persona inteligente, respetuosa y con amor propio.

 

EL PROBLEMA NO ESTÁ EN LOS DEMÁS


Tus pensamientos y tu forma de ver el mundo controlan tu vida. No todas las personas son buenas, delicadas con sus palabras o quieren hacer sentir cómodo a quienes los rodean. Puede ser egoísmo, maldad o desinterés, pero el motivo de sus acciones no son el verdadero problema. Analizar a los demás y ver sus cualidades y defectos es muy efectivo cuando tomas lo positivo, y lo aplicas, y lo negativo, para repelerlo de tu vida. En este caso la única solución está en ti, no en el comportamiento ajeno.


Entender los comentarios como insultos u ofensas suele suceder porque tu mente lo recibe como una amenaza. Cuando esto ocurre, debes tomarte el tiempo de conocerte un poco más para trabajar en ese “defecto”. Esta respuesta se da debido al nivel de inseguridad sobre tu identidad y la desconfianza en ti mismo. Para cambiar esto, al recibir algo en lo que te puedas identificar, analiza en que puedes estar fallando y por qué te sientes inconforme al recibir estos comentarios, es decir, tómalo como una autocrítica para mejorar. La gente, en su mayoría, no lo dirá con el objetivo de hacerte reflexionar, eso lo decides tú.




 

¿POR QUÉ EL PROBLEMA ESTÁ EN MI?

Como lo mencioné en la introducción, la respuesta está en el poder de tu mente, el autocontrol y el contexto que tu le des. Tú puedes controlar tus palabras y tu comportamiento, no el de los demás, y lo más seguro es que no te incumba cambiarlo.


Solución

PODER DE TU MENTE



Tenemos que aprender a tener la capacidad para no permitir que las acciones de otros nos afecten, independientemente si sus palabras son mal intencionadas. Las personas siempre van a tener conductas buenas y malas, no significa que lo hagan en contra de tí. Tomar el poder de nuestra mente para que esto no influya y controlar nuestros sentimientos, es la clave para tener una vida tranquila y plena.

Tú decides la proporción del daño y el mensaje que quieres recibir para tu formación. Tu ejercitas tu mente para que, cualquier comentario, no te afecte. Esto es de práctica. Para aprender a manejar nuestra mente, en cualquier aspecto, se necesita constancia. Debes ejercitarla a tu favor. Cada vez que esto ocurre repite: “Yo decido que me afecta, yo decido que tomar para mejorar, yo decido que ignorar para evitar el dolor”. En este punto, empezaremos a tener resiliencia y autocontrol.




AUTOCONTROL

Cuando algo nos afecta, de cualquier manera, tu respuesta frente a la situación, lo define todo. Lo que contestes, junto con tus expresiones corporales, podrán dejar a esa persona atónita. El tener autocontrol emocional (relacionado con el poder de la mente) te hará una persona independiente y respetada.


Hay una gran diferencia entre una persona que, al sentirse ofendida, grita, golpea la mesa y se va, a una que al recibir un insulto, responde con sabiduría, serenidad y lógica. Es importante aprender a distinguir si alguien quiere hacerte sentir menos o si los comentarios son de alguien con un sentido del humor...diferente. Sin embargo, es más importante la correcta recepción de estos.


Al recibirlo como algo negativo, procura calmarte de manera rápida. Pon todo en contexto. La gente hace cosas, no te hace cosas: no pienses que lo hacen o dicen en tu contra. No permitas que tus sentimientos te dominen, piensa, con lógica, la respuesta que darás. No muestres que te afectó. Tú sabes que puedes controlar eso, poco a poco. Esfúerzate y recuerda que solo tu puedes controlarte, piensalo siempre. Si te dicen gordo, y te afecta, ríe o ignora el comentario. Cuando estés solo, pregúntate por qué te afecta y cómo puedes mejorar eso que tu llamas defecto.


 

Después de mucha práctica, cuando puedas controlar tu mente y decidir que entra a tu espíritu, que entra y sale o que, simplemente, no entra, estarás tranquilo. Así empiezas a tomar control sobre tu vida, tus emociones y tus acciones. Recuerda no batallar las peleas de otro: a veces, sus comentarios pueden decir más de ellos, que de ti. No esperes nada de nadie, pero lo que te entreguen siempre analizalo y recíbelo como si fuera el consejo para tu crecimiento, de otro modo, solo te harás daño. Ya sabes, el truco, está en el control que le des a los demás de entrar a tu mente, a través de sus palabras.

DEJA DE ESPERAR COSAS DE LOS DEMÁS, HAZLO POR TÍ

 

AUTORA: María Alejandra Almario

Enero 8/ 2020

 

128 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo